Un buen seguro no se contrata a la ligera

Un buen seguro médico no se contrata a la ligera

Muchos países cuentan con un sistema de salud pública que ofrece múltiples servicios y buena cobertura; sin embargo, otros no. Independientemente de la calidad del programa sanitario público, últimamente la contratación de pólizas de seguro médico privado ha aumentado de manera significativa.

La razón es que el cliente quiere la garantía de un mayor bienestar, comodidad y ver satisfechas sus necesidades en el campo de la salud. No obstante, hallaremos pros y contras en los seguros médicos privados. Por una parte, los beneficios incluyen rapidez en la atención médica, cortas listas de espera, mayores y mejores recursos, y servicios como el envío de pruebas e informes.

Por otro lado, los seguros presentan diversas restricciones, no admiten a cualquier cliente y generalmente debe transcurrir un período de espera para poder hacer uso de los servicios que ofrece la póliza. Es por esto que es muy importante conocer bien cómo funciona el contrato, y evitar adquirir una póliza a la ligera.

 

¿Cuál seguro médico elegir?

Para saber cuál póliza nos conviene más, debemos conocer las dos opciones básicas que brindan las compañías aseguradoras, y que funcionan de manera diferente.

  • Asistencia Sanitaria o Cuadro Médico. Este tipo de contrato es el más solicitado. La aseguradora provee al cliente de una lista de médicos y centros de hospitalización específicos, en convenio con la compañía, para que los pacientes acudan cuantas veces lo necesiten, y puedan acceder a la asistencia médica, quirúrgica y hospitalaria, por enfermedad o en caso de accidente. El cliente cancela la prima de la póliza y la empresa aseguradora asume los gastos médicos del paciente, siempre y cuando asista a los centros de salud y consultas que indica la lista, y cumpla con lo estipulado en el contrato.
  • Pólizas de Reembolso. En este caso, además de contar con la lista de clínicas y especialistas, el paciente puede acudir a consulta con el médico de su elección o al centro de salud de su preferencia. El cliente inicialmente corre con los gastos de los servicios, y la compañía de seguros le reembolsa un porcentaje del monto, generalmente entre el 75% y el 100%. Estas pólizas implican primas más altas, pero le permiten al cliente acceder a cualquier tipo de tratamiento con mayor celeridad, sin riesgo de perder el servicio, incluso si la lista de asistencia se viera modificada por ajustes.

Toma esto en cuenta al adquirir tu seguro médico

Lo primero que debe analizarse es la calidad de asistencia que ofrece la compañía. Las pólizas son un producto financiero y dentro del mismo tipo de contrato, existen diferentes primas, unas más económicas que otras. Obviamente, una prima considerable garantizará mejores servicios médicos.

Hay que tener visión a largo plazo para contar con la posibilidad de modificar las condiciones del contrato cuando el cliente lo amerite. Es importante que un seguro individual permita incluir en el futuro a parejas e hijos, o incluso a padres y hermanos, si ellos no pudieran costear su propia póliza.

Cuando se trata de la salud, es imprescindible tomar el tiempo necesario para estudiar las ofertas de pólizas en el mercado de los seguros privados. Acudir a un corredor de seguros sería recomendable, pues contaríamos con ayuda profesional en la selección del contrato más acorde a nuestras necesidades. Porque la salud ¡lo es todo!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*