Tipos de seguros

Tipos de seguros

De la misma manera en que existe más de un libro para cada necesidad, también existen diferentes tipos de seguros, encargados de retribuir de forma monetaria el valor de un elemento que haya sido siniestrado sin previo aviso.

El mundo es un lugar inhóspito, y es propenso al daño, algo que debería tener en claro la persona promedio al momento de considerar firmar una póliza de seguros. Los hay de diferentes tipos y clases, para daños bastante específicos. A continuación, se expondrán algunos de los más comunes, y otros no tan conocidos (algunos de estos seguros poseen un carácter obligatorio según el país o región donde se habite):

Seguro de interés por objeto: este va directamente dedicado a un objeto cuyo valor es considerado para el Tomador o Asegurado.

Seguro contra robo: tras una pérdida, desaparición o hurto de un objeto específico, el Asegurador se compromete a indemnizar al Tomador, solo cuando se haya comprobado este hecho.

Seguro de accidentes: independientemente del accidente, este se trata de indemnizar tras un hecho ocurrido que deje como resultado muerte o incapacidad (hechos que se especifican en la póliza).

Seguro de transporte: por destrucción o daño de mercancía transportada, se hace una debida indemnización. El seguro automovilístico, uno de los más comunes, se trata es de los daños ocasionados en la circulación del vehículo asegurado.

Seguro sobre la vida humana: puede ser de manera directa o indirecta, para el Asegurado o para un agente tercero, y tiene que ver con la pérdida de vida humana. Una vez la persona fallezca –por lo usual, tras un accidente imprevisto– la aseguradora se compromete en el pago debido.

Seguro complementario: aquel que anexa un objeto de valor a una persona, para hacer una cobertura más amplia.

Seguro de enfermedad: cuando el asegurado –por obvias razones, persona– contrae alguna enfermedad especificada.

Seguro por orfandad: otorgado a sobreviviente o hijo menor de edad tras el fallecimiento de la parte representante del mismo (de quien dependa económicamente).

Seguro acumulativo: cuando dos o más partes están aseguradas y sufren un mal en conjunto.

Contra todo riesgo: cuando se incluye toda garantía aplicable a un determinado riesgo.

Seguro colectivo: aplicado a una serie o grupo de personas en conjunto, caracterizados por ser una comunidad íntegra.

Seguros caninos: esto se refiere mayormente a perros de razas que puedan considerarse como de peligro o delicadas a tratar en público.

Seguros deportivos: detalla los accidentes que pueda tener el deportista tras la realización oficial o no oficial de cierta actividad física. Ejemplos de ellos: Seguro de caza (cuando se hiere a otro cazador por accidente); seguro de natación y buceo (para cubrir terapias, asistencia médica y rehabilitación posterior); de bicicleta (al igual que muchos seguros deportivos que involucran objetos, el objeto es asegurado también).

Seguros corporales: bastante usados por artistas o celebridades, se considera como uno de los seguros más exóticos, pues se trata de buscar una indemnización por alguna parte específica perjudicada.

Seguros de premiaciones: cuando el premio es garantizado por la aseguradora.

Seguros de temporalidad: para objetos o servicios cuyo uso será escaso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*