Seguros y sus contratos

Seguros y sus contratos

 

Muchas personas al momento de comenzar sus vidas profesionales o independientes, han de tomar una serie de decisiones importantes, como la pareja correcta, el momento indicado para tener hijos, la locación perfecta para vivir, y poseer un buen contrato de seguros.

El contrato de seguros, un asunto de lo que muchos no tienen clara idea se puede definir en un solo párrafo cómo:

“Se trata de un acuerdo formal, escrito y sellado entre dos o más partes (actualmente se compone de varias partes, en su mayoría las mismas con diferentes términos y denominaciones) donde un asegurador se ve obligado a compensar a un tomador con cierto objeto de valor (en su mayoría, dinero) tras haber sido verificada una acontecimiento desfavorable para el segundo.”

Para evitar una problemática económica surgida tras un siniestro que le ocurra al tomador en cierta ocasión, el asegurador da fe de darle la prima correspondiente al tomador para evitarle esos problemas.

Todo el asunto del seguro parte de la necesidad de protección y retribución ante un hecho no previsto y desfavorable, en consideración con el interés y el riesgo asegurable. Para esta clase de asuntos, se debe entender ciertos aspectos:

  • Aquello que se asegura debe ser un objeto, persona o valor que tenga relación con el Tomador.
  • Este elemento debe existir y estar en un estado óptimo para el tiempo en que el contrato se efectúe.
  • Debe ser tasable en dinero.
  • Debe ser propensa a algún daño de cierto tipo (estos tipos de daños estarían especificados a la hora de contratar).

Partes del contrato

El asegurador

Es una persona jurídica, aquella encargada de asumir el compromiso de indemnizar total o parcialmente a una parte externa mediante una prima. Trabaja mediante una serie de leyes, por lo que su inclusión en el contrato ha de ser aprobada por ley (y tener la aprobación de la Administración Pública).

Una de sus características es que debe ser completamente funcional al hecho del seguro, sin poner otras prácticas en juicio. Algunos ejemplos de aseguradores pueden ser las sociedades anónimas, cooperativas, mutuas o de previsión social. Estas últimas porque el seguro es un asunto que concierne a la comunidad general directa o indirectamente.

Tomador

Persona jurídica o natural quien contrata los servicios de la aseguradora sea por cuenta propia o ajena. Es también el beneficiario en caso tal de que un siniestro le ocurra a su persona o al ente que asegure; ejemplo de caso externo: cuando se contrata en favor a un tercero, por accidentes que éste reciba, el Tomador obtiene su prima legalmente como indemnización del daño.

Póliza

Es el documento oficial y principal con que se concreta el seguro, donde se especifican las clausulas, derechos, obligaciones y todo cuanto sea competente de las partes implicadas en el servicio. En ella se debe especificar nombres de las partes, las partes, objetos, valores o personas aseguradas, domicilios, cuota del seguro, naturaleza de riesgos aplicables, duración y permanencia del seguro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*